DOS NOTICIAS QUE SE REFIEREN AL PAPA

“Éxito editorial de Luz del mundo y segunda parte de Jesús de Nazareth en marzo de 2011”
Artículo de Juan José García Noblejas
www.scriptor.org/ jueves 20 de enero de 2011
El libro de Benedicto XVI, "Luz del mundo" -según Radio Vaticana, y recogido por otros medios- es un éxito editorial. Se trata de "cifras récord" de ventas del libro-entrevista de Benedicto XVI con Peter Seewald, "Luz del Mundo", que suman en torno a un millón de ejemplares:La primera edición italiana (50.000 ejemplares) se ha agotado, y la segunda (otros 50.000) está ya pre-vendida.
La misma tendencia se ve en con la edición en inglés (100.000 ejemplares), en francés (80.000 ejemplares) y alemán (200.000 ejemplares).
No hablan de la edición en español u otras lenguas, al tiempo que se anuncia que están en marcha las negociaciones para la edición en otras 11 lenguas.
Según dice Don Costa, director de la Libreria Editrice Vaticana, el fenómeno responde tanto al "tono simple, directo y coloquial" con que habla Benedicto XVI, como a que habla de todos los aspectos de la vida cristiana, sin rechazar ninguna pregunta, ni marginar temas elevados.
Por otra parte, hoy se ha anunciado, también por parte de Don Costa, y ha sido recogido por la prensa internacional, que la segunda parte del libro 'Jesús de Nazareth', saldrá a la venta el próximo mes de marzo. Costa ha dicho que "se han firmado 20 acuerdos de edición y otros cinco están en proceso".
Es todo un síntoma objetivo de que hay "hambre de respuestas claras y puntos de referencia estables" en estos tiempos relativistas, en que la claridad y la estabilidad de respuestas y de referencia vitales se echan en falta.
_____________

“Reino Unido: católicos y ateos dispuestos a discrepar con cortesía”
artículo de juan messeguer /www.acepresa.com/martes 18 de enero de 2011

La agresiva hostilidad mostrada por ciertos grupos ante la visita de Benedicto XVI al Reino Unido (16-19 septiembre 2010) ha provocado que algunos ateos británicos se planteen adoptar un tono más respetuoso en sus críticas. La idea podría resumirse así: Si vamos a discrepar con los católicos, al menos hagámoslo con cortesía y sin tergiversar sus posturas.
El estilo visceral de los llamados “nuevos ateos” (cfr. Aceprensa, 28-07-2010) ha terminado por sonrojar a los ateos que se limitan a negar la existencia de Dios. E incluso a los que, desde posiciones más combativas, promueven el ateísmo pero sin caer en las estridencias de Richard Dawkins y compañía.
Paul Sims, redactor jefe de la revista New Humanist, es uno de los ateos que ha escrito a favor de cambiar el tono en los debates públicos sobre la fe. Y eso que en su revista predomina un estilo de confrontación que no se ajusta mucho a la realidad: como si los católicos y los ateos estuvieran todo el día enfrentados por cuestiones de fe.
Tal y como la concibe New Humanist, la cuestión sobre la existencia de Dios sería una especie de campo de batalla donde unos tienen que vencer a otros. Como ejemplo sirve la portada del número de noviembre/diciembre de 2010, publicado tras el viaje de Benedicto XVI al Reino Unido: “Llegó, vio y pontificó. ¿Quién ganó la visita del Papa?”.
No insultar ya es un paso. Pocos días después del encuentro de Benedicto XVI con la Reina de Inglaterra, Isabel II, Sims se preguntó en su blog si era válido concluir que el Papa había equiparado el ateísmo al nazismo cuando denunció en su discurso el “extremismo ateo del siglo XX” (cfr. Aceprensa, 16-09-2010).
“¿Y si en vez de comparar a los ateos con los nazis, sólo estaba expresando la idea de que una sociedad sin Dios se queda sin fundamentos morales para combatir el mal? ¿Tan raro es que un Papa afirme esto? Los ateos podemos estar en profundo desacuerdo con ese punto de vista, pero ¿nos exime eso de escuchar lo que dice?”.
Que Sims escriba esto tiene su mérito. Pues está plenamente convencido de que es la Iglesia católica (y no los que se autodenominan “humanistas” y “librepensadores” en contraposición a los “dogmáticos” creyentes) quien debe cambiar.
Claro que también Sims y sus colegas de filas podrían preguntarse si su postura es razonable. Al fin y al cabo, dar por hecho que las escuelas han de ser laicas o que la religión –por principio es un asunto meramente privado no es un buen ejemplo de “librepensamiento”.
De todos modos, el propósito de Sims –rebajar el tono beligerante de los críticos con el Papa– es un primer paso. Aunque exigir respeto al discrepante es lo mínimo que se despacha en una sociedad pluralista, no está de más recordarlo a la vista de la campaña de insultos que sufrió Benedicto XVI antes de su llegada al Reino Unido.
El primer debate fue precisamente la actitud intolerante de quienes pretendían boicotear el viaje de Benedicto XVI lo que llevó a Alan Palmer, presidente del Central London Humanist Group, a proponer un debate público en Conway Hall entre ateos y católicos antes de que aterrizara el Papa.
Del lado de los ateos, participaron catorce miembros de la coalición Protest The Pope (entre otros, Palmer y Sims); del lado católico, ocho integrantes de Catholic Voices, una iniciativa creada por un equipo de comunicadores para enseñar a católicos corrientes a manejarse con solvencia en los medios (cfr. Aceprensa, 10-09-2010).
El debate duró dos horas y fue bastante ruidoso. Pero, según explica Sims al Catholic Herald, por lo menos sirvió para que “cada equipo se aclarase mejor de lo que defiende el otro, y esto enmarcado en términos razonables”.
Jack Valero –portavoz de la beatificación del cardenal Newman y uno de los promotores de Catholic Voices– también valoró positivamente el encuentro, si bien reconoció que “no había interés por superar las diferencias”.
Hay que decir que los miembros de Protest The Pope no representan al “ateo medio”, que niega la existencia de Dios y punto. Dicho grupo surgió para articular la contestación a la visita de Benedicto XVI al Reino Unido.
De ahí que los temas abordados en el debate fueran tan polémicos: el sida y los preservativos; la adopción por parte de parejas del mismo sexo; los abusos sexuales cometidos por algunos clérigos, etc.
Debates para conocer al otro. El último número de New Humanist (enero/febrero 2011) vuelve a retomar la idea de favorecer un clima de diálogo entre ateos y católicos. El plato fuerte es un artículo firmado por Sims, en el que responde a quienes dicen que ese tipo de debates no sirven para nada.
Refiriéndose al encuentro en Conway Hall, escribe: “Como se pueden imaginar, hubo bastantes discrepancias. Y dudo de que alguno volviéramos a casa con alguna de nuestras ideas cambiadas. Pero a la vez que los participantes expresamos convicciones firmes, el debate se condujo de tal manera que podía haber concluido perfectamente en la barra de un bar”.
Sims admite que las discusiones generadas con motivo de la visita del Papa tendrían que haber tenido otro tono. Y cree que es aquí, en el modo de abordar las discrepancias, donde el respeto puede marcar la diferencia.
Para explicar esto, Sims recurre a la idea de “cortesía” tal y como la está aplicando el sociólogo Keith Kahn-Harris entre la comunidad judía de Gran Bretaña para desactivar los aspectos más conflictivos del discurso Israel vs. Palestina.
A juicio de Kahn-Harris, la cortesía no busca directamente eliminar las diferencias. Más bien, afecta a la forma en que discrepamos de los demás sin faltarles al respeto. Se trata, dice, de preparar el terreno para acercar posiciones más fácilmente; de generar oportunidades para encontrar puntos en común.
Y concluye Sims: “La percepción de un ‘ateísmo agresivo’ se ha instalado, justa o injustamente, en la opinión pública. Y eso es algo sobre lo que humanistas y laicos debemos de estar alertas, si de verdad queremos influir en los debates que nos afectan. Si un poco de interacción civilizada con los creyentes nos ayuda a lograr esto, ¿no valdría la pena?”.
No es sencillo saber qué pretende Sims. Al final, queda la duda de si se trata simplemente de un cambio de estrategia para evitar una mala imagen de la causa “humanista”, o si hay una voluntad real de diálogo.
Catholic Voices se convierte en academia permanenteMás ambicioso parece el planteamiento de Catholic Voices, la iniciativa surgida con ocasión de la visita de Benedicto XVI. Pensada inicialmente para enseñar a católicos corrientes a explicar con convicción en los medios la postura de la Iglesia sobre ciertas cuestiones controvertidas, ahora organizará también debates públicos con gente de las más variadas tendencias ideológicas.
The Catholic Academic, como se llama ahora, seguirá formando al equipo de portavoces reclutado por Catholic Voices y seleccionará a otros nuevos. Las sesiones de entrenamiento, dirigidas por expertos en comunicación, tendrán lugar en Manchester entre marzo y julio.

Opus Dei, Vigo