ENCONTRARÁS DRAGONES

Dragones (o ¿la película del Opus?). Todo santo tiene un pasado y todo pecador, un futuro
artículo de pilar cambra / www.expansion.com / viernes 10 de marzo de 2011
Dentro de quince días, el 25 de marzo, se estrena en España  la película “Encontrarás dragones”. El debate – encendido- está asegurado; y no versará sólo sobre la calidad cinematográfica del film. También puede ocurrir que se cree en torno a él un “cerco de silencio”… Aunque, francamente, no me parece probable…
Y la discusión, el debate, el guirigay sobre “Encontrarás dragones” que se encenderá el 25 de marzo – y que, a buen seguro, irá creciendo – no se deberá sólo a que uno de los dos grandes protagonistas de la película – el único real  de ambos– es Josemaría Escrivá de Balaguer, el fundador del Opus Dei, en su niñez, juventud y  primeros años de sacerdocio… Otro motivo de ‘toma de posición’ ardiente sobre la película será que la mayor parte del metraje se desarrolla durante la Guerra Civil española; y con una visión de la contienda fratricida que no complacerá a los maniqueos, a los furibundos ni a los fanáticos.
Así, “Encontrarás dragones” no le gustará si, como ya dicen las voces que intentan descalificarla antes del estreno, esta es “la película del opus”. De eso, nada; Escrivá de Balaguer no se presenta como nimbado de una aureola luminosa; no hay ni sombra de “culto a la personalidad” puesto que el personaje también “encuentra dragones”  interiores – furias de niño, pelea a bofetadas con un compañero de seminario, dudas feroces sobre el acierto o error de sus decisiones – contra los que debe combatir… El film tampoco es, ni de lejos, un “anti código Da Vinci” porque, frente a la ficción dolosa y más falsa que un duro de madera de aquel, esta película transita por la realidad, hundiendo los pies en barro, sangre, miserias y heroísmos.
Tampoco le gustará si cree – o le hacen creer- que “es una película pagada por el Opus Dei” como instrumento de propaganda. Una parte muy pequeña de su financiación  total – que asciende a 26 millones de euros – proviene de la productora creada por Ignacio Gómez-Sancha – ex vicepresidente de la Bolsa de Madrid, ex responsable de inversiones de varios bancos y, sí, miembro supernumerario de la Prelatura del Opus Dei – e Ignacio Núñez; pero la mayoría del dinero procede de un centenar de inversores, entre los que se cuenta Roland Joffé, el director y guionista de “Encontrarás dragones”.
Rechazará arriesgarse a ver “Encontrarás dragones” si cree que Roland Joffé – su director, guionista y productor, como queda dicho – ha sido “subyugado”, “hipnotizado” , sometido a un “lavado de cerebro” por el Opus para llevar a cabo este trabajo… Si usted cree eso es que no tiene ni la menor idea de quién es Joffé: nacido en Londres hace 66 años, judío, troskista en sus años mozos, siempre hombre de izquierdas, “agnóstico intermitente” según definición propia y casado tres veces… Y no tiene ni la más remota idea de la independencia y fortísima personalidad de Joffé como cineasta: en 1984 estrena “Los gritos del silencio” (Killing fields) sobre la odisea de un periodista norteamericano y su ayudante camboyano en el comienzo del genocidio de los jémeres rojos en Camboya; todavía hoy, ese film es un puñetazo en la conciencia que te deja sin respiración, un alarido a favor de la amistad, un toque de rebato sobre la solidaridad; y, en 1986 – hace, pues, veinticinco años -, Joffé da su gran campanada en la historia del cine con “La misión”, que gana la Palma de Oro del Festival de Cannes…
Si no la vieron, háganlo; si la vieron en su día, revísenla: la lucha de los sacrificados jesuitas contra los traficantes de esclavos españoles y portugueses en Paraguay sigue siendo tan envolvente y cálida como las selvas en las que fue filmada y el impacto de la lucha entre la bondad y la malevolencia, la generosidad contra la avaricia no ha perdido ni un gramo de su fuerza. Por lo demás, tampoco los actores del reparto  de “Encontrarás dragones” – Charlie Cox (“Stardust”, “Casanova”, “El mercader de Venecia”; Wes Bentley (“American Beauty”); Olga Kurylenko (la chica Bond de “Quantum of  Solace”); Derek Jacobi (“Yo, Claudio”); Geraldine Chaplin, Ana Torrent, Unax Ugalde – se “han hecho del Opus”, que yo sepa… Como tampoco el autor de la excepcional banda sonora, Stephen Warbeck (“Shakespeare in love”, “Billy Elliot”).
Por último (pero no menos importante), puede repatearle el hígado “Encontrarás dragones” si sigue pensando que en la terrible, en la horrible Guerra Civil española la bondad y la maldad fueron exclusivas de uno u otro bando. En esta película hay anarquistas admirables y, otros, abominables; y hay falangistas vomitivos y, otros, heroicos. Como  debió ser…
Ahora bien: le gustará (y muchísimo) “Encontrarás dragones” si le apasionaron (porque Joffé apasiona con su cine de épica desbordante y emocionante) los trabajos anteriores del director; este último film rescata a lo grande a un director grandioso que, en los últimos años, andaba como perdido en la bruma gris de la falta de éxito.
Le gustará “Encontrarás dragones” si, sencillamente, le gusta el buen cine, el cine bien hecho, el “peliculón” que se te clava en la cabeza y en el corazón como una flecha en el centro de la diana de nuestra humanidad.
Y, en fin, no me hagan caso ni a mí ni a nadie que escriba, hable, opine sobre “Encontrarás dragones”. Compre su entrada y vaya a verla. Aunque sólo sea para comprobar la certeza de la pasmosa afirmación de otro que tampoco era del Opus, el escritor Oscar Wilde: “Todo santo tiene un pasado y todo pecador, un futuro”.

Opus Dei, Vigo