ESTUDIO SOBRE ESTABILIDAD MATRIMONIAL

España registra 3 rupturas por cada 4 matrimonios

Escrito por Redactora  de Ecclesia Digital
Jueves, 1 de septiembre de 2011


En el 2010 el número de matrimonios ha descendido en 6.329 matrimonios (un 3,5% menos) y la ruptura familiar ha crecido en 3.086 rupturas más (un 2,5% más)
La tasa de ruptura/matrimonio ha crecido en un 60% en los últimos 10 años pasando de 47 rupturas cada 100 matrimonios en el 2000 a ser de 75 rupturas por cada 100 matrimonios en el 2010. De seguir esta tendencia en los próximos años en un año se producirá tantas rupturas como matrimonios.
Canarias es la comunidad autónoma donde ya se producen anualmente más rupturas que matrimonios (121 rupturas por cada 100 matrimonios), seguida de la Comunidad Valenciana (89 rupturas por cada 100 matrimonios) y Cataluña (83 rupturas por cada 100 matrimonios).
El País Vasco con 57 rupturas por cada 100 matrimonios, seguida de la Rioja y Navarra, ambas con 58 rupturas por cada 100 matrimonios respectivamente son las comunidades autónomas con menos rupturas por cada 100 matrimonios.
(Madrid, 1 de Septiembre de 2011). En España en el 2010 se produjeron 75 rupturas familiares por cada 100 matrimonios, alcanzando la tasa de matrimonios/rupturas (número de rupturas familiares que se producen por cada 100 matrimonios) su valor máximo, ha afirmado Eduardo Hertfelder, Presidente del Instituto de Política Familiar (IPF). Esto significa que durante el 2010, España registró 3 rupturas por cada 4 matrimonios.
El agravamiento de la tasa de rupturas/matrimonios está siendo espectacular, prosigue Hertfelder, ya que se ha pasado de 47 rupturas por cada 100 matrimonios en el año 2000 a ser de 75 rupturas por cada 100 matrimonios en el 2010 lo que representado un crecimiento del 60%. Y de seguir esta tendencia ascendente en los próximos años, España registrará en un año tantas rupturas como matrimonios.
A nivel de comunidades, Canarias es la comunidad autónoma con mayor tasa de rupturas/matrimonios de manera que ya se producen anualmente más rupturas que matrimonios (121 rupturas por cada 100 matrimonios), seguida de la Comunidad Valenciana (89 rupturas por cada 100 matrimonios) y Cataluña (83 rupturas por cada 100 matrimonios). Por su parte, el País Vasco con 57 rupturas por cada 100 matrimonios, seguida de la Rioja y Navarra, ambas con 58 rupturas por cada 100 matrimonios respectivamente son las comunidades autónomas con menos rupturas por cada 100 matrimonios.
Las causas de esto se deben a que el matrimonio en España sufre una doble amenaza, prosigue Hertfelder. Ya no sólo se trata solo de la implementación de leyes regresivas como ley del divorcio exprés que están impulsando la ruptura familiar a pesar, incluso, de la crisis económica. Sino que cada vez son menos los que desean iniciar su convivencia matrimonial. Es decir, cada vez se casan menos españoles
Los datos sobre rupturas matrimoniales confirman una situación crítica para los matrimonios en España y constatan la necesidad urgente de que las administraciones hagan nada para evitarlo o, al menos, amortiguarlo concluye el presidente del IPF. No se puede admitir que ante el principal problema que tienen las familias españolas las administraciones públicas no lo aborden de inmediato. La pregunta que debieran contestarse las administraciones es la siguiente: ¿es un bien en sí mismo favorecer la reconciliación matrimonial y evitar, por tanto, la ruptura matrimonial? En caso afirmativo es necesario ser consecuentes y desarrollar políticas públicas activas y preventivas, con perspectiva de familia que ayuden a  los matrimonios en crisis a intentar superar las distintas conflictividades. Mientras la estabilidad conyugal trae consigo un mejor desarrollo personal e integral tanto para los cónyuges como para los hijos, la ruptura familiar provoca dramas, fracasos personales y familiares que afectan a todos, padres e hijos.
Frente a la cultura de ruptura actual se debe desarrollar una cultura de reconciliación y no de promoción de más ruptura. Es por ello, concluye el presidente del IPF, que instamos a los distintos partidos políticos  a que aborden este problema sin dilación y que propongan soluciones y alternativas para reducir la ruptura familiar así como amortiguar los efectos negativos que se producen tanto en los cónyuges como en los hijos.

Algunos datos analizados por el IPF son:

 I.      A NIVEL NACIONAL

a) En el 2010 España registro 3 rupturas por cada 4 matrimonios. En el 2010 en España se registraron 127.633 rupturas familiares mientras que se realizaron 170.815 matrimonios. Esto significó que por cada 100 matrimonios que se realizaron en España se produjesen 75 rupturas familiares, o lo que es lo mismo, se produjeron 3 rupturas por cada 4 matrimonios.
b) La tasa de rupturas/matrimonios ha tenido un crecimiento espectacular en los últimos 10 años del 60%... La tasa de ruptura/matrimonio ha pasado de ser 47 rupturas cada 100 matrimonios en el 2000 a ser de 75 rupturas por cada 100 matrimonios en el 2010. Esto ha supuesto un crecimiento espectacular del 60% en los últimos 10 años (2000-2010).
c) …así como con respecto al año pasado… Se ha pasado de 70 rupturas por cada 100 matrimonios en el 2009 (177.144 matrimonios y 124.430 rupturas) a 75 rupturas por cada 100 matrimonios en el 2010 (170.815 matrimonios y 127.633 rupturas)
En el 2010, y según datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), se produjeron 127.633 rupturas matrimoniales, de los cuales 119.513 fueron divorcios, 7.960 fueron separaciones y 160 fueron anulaciones. Estos datos suponen que, durante dicho periodo de tiempo, se rompieron 350 matrimonios cada día, es decir 1 ruptura matrimonial cada 4,1 minutos.
Estos datos han supuesto un aumento de 3.050 rupturas con respecto al 2009, lo que ha supuesto un incremento del 2,45%. En efecto, mientras en el 2010 se produjeron 127.633 rupturas familiares frente a las 124.583 rupturas que se produjeron en el 2009.
d)…y al descenso del número de matrimonios En el 2010 se produjeron 170.815 matrimonios –según el INE-. Estos datos han supuesto un descenso de 6.329 matrimonios con respecto al 2009, lo que ha supuesto un decremento del 3,5%. En efecto, mientras en el 2010 se produjeron 170.815 matrimonios frente a los 177.144 matrimonios que se produjeron en el 2009.

II.     A NIVEL AUTONÓMICO

A nivel de comunidades, Canarias es la comunidad autónoma donde ya se producen anualmente más rupturas que matrimonios, (121 rupturas por cada 100 matrimonios), seguida de la Comunidad Valenciana (89 rupturas por cada 100 matrimonios) y la Cataluña (83 rupturas por cada 100 matrimonios).
Por su parte, el País Vasco con 57 rupturas por cada 100 matrimonios, seguida de la Rioja y Navarra, ambas con 58 rupturas por cada 100 matrimonios respectivamente son las comunidades autónomas con menos rupturas por cada 100 matrimonios.

III.    PROPUESTAS DEL IPF

        Derogación de la Ley del Divorcio Exprés ya que ha resultado ser claramente desacertada y, al cabo de cinco años de aplicación, ha demostrado su rotundo fracaso triplicando el número de divorcios en España.
       Desarrollo de campañas específicas de sensibilización y concienciación de la importancia del matrimonio y la familia, de las funciones sociales que cumplen, del bien que representan para la estabilidad emocional, psicológica y física tanto para padres e  hijos como para la sociedad.
       Creación y promoción, cuando ya existan, de los Centros de Orientación Familiar (COF) tanto públicos como privados -a través del 0,7% del IRPF-, asegurando su dotación con  especialistas en distintas áreas (jurídicos, psicólogos, asistencia social, etc.) a fin de asegurar  una ayuda eficaz a los matrimonios  para la superación de  las crisis y conflictos.
       Impulso de medidas preventivas para ayudar a superar la conflictividad y las crisis familiares según las recomendaciones del Consejo de Europa.
       Creación de una Mesa de Expertos compuesta por  asociaciones familiares, agentes sociales y administraciones públicas, con el objeto de abordar la situación de la ruptura familiar en España, sus orígenes, causas y consecuencias, así como para proponer soluciones y alternativas que ayuden a cambiar reducir el número de rupturas.
       Promoción de la custodia compartida y el interés prevalente de los hijos en los casos de ruptura matrimonial con hijos.
       Fomento de medidas sobre protección de los cónyuges e hijos cuando la ruptura definitiva se ha producido, contribuyendo a aliviar las situaciones de desequilibrio emocional, mediante el establecimiento judicial de terapias a realizar por centros de atención a la familia, dotados de recursos pluridisciplinares.