EL PERDÓN DE ORTEGA LARA

En una entrevista concedida al diario ABC, Ortega Lara cuenta cómo ha conseguido seguir adelante después de su secuestro. Asegura que después de 10 años consiguió perdonar a sus secuestradores, y que ese día se “liberó de una pesada losa”, porque el odio es un veneno que sólo destruye a la persona y a sus seres queridos.

“Perdonar es una obligación de cristiano y católico. Soy más feliz”, declara Ortega Lara en esta entrevista, al tiempo que confiesa que nunca abandonó la oración durante su cautiverio a pesar de que muchas veces se enfrentó a Dios en su sufrimiento y le increpaba diciendo: “¿Pero qué me estás haciendo?”.
Para este hombre secuestrado durante casi dos años por ETA, las creencias religiosas fueron la clave de su supervivencia en el zulo. Ahora, a pesar de su preferencia por el anonimato, Ortega Lara ha decidido saltar a la arena de la política porque asegura que le preocupa la situación que atraviesa España y se lamenta del “mal negocio” que se ha hecho con el terrorismo de ETA.
532 días en un agujero de 2,40 metros de ancho por 1,70 de alto y tres de largo. ¿Los psicólogos le han dicho que tiene que olvidar?
Eso no se olvida. Fueron muchas tribulaciones, muchas peleas… incluso con Dios; pero ¿qué me estás haciendo?, dame una salida, sea la muerte, sea la calle, pero llevo aquí un año y pico, no me dejas ninguna… No me obligues a hacerlo yo. Porque llegué a la situación del suicidio.
¿Qué le recomendaron?
Cuando salí de allí era una especie de personalidad esquizoide. Por un lado era Ortega Lara, el de los medios de comunicación al que yo odiaba. Pero por otro era José Antonio, el que estaba en su casa, sentado en el sofá, con su mujer, con su familia. Me costó muchísimo tiempo asumir que ambas personalidades eran una misma. Si antes había sido dueño de mi vida, a partir de ese momento muchos aspectos estaban saliendo al exterior y yo no podía controlarlos. Tenía que asumir eso.
¿Cuánto duró el tratamiento?
Seis meses. La primera vez que tuve que hablar de esto me costó horrores. Todavía me queda alguna secuela; por ejemplo, no puedo dormir con la persiana totalmente cerrada. Tiene que estar un trozo abierta, que vea luz. No soy claustrofóbico. Pero es indefectible, me vuelve la sensación de las medidas… cuatro pasos adelante, dos a la derecha, dos a la izquierda y cuatro hacia atrás.
En cualquier país usted sería un referente moral ¿Quiso pasar a un segundo plano o el sistema le apartó?
Fui yo. No quería protagonismo. Me encantaba mi vida anterior. Hay cosas ahora que no me gustan, pero he retomado el tren de la vida. Creo que me he reintegrado a la sociedad bastante bien, pero en el alma llevo cicatrices y profundas.
Muere su secuestrador, Bolinaga, y usted se despide: «Punto y final. Descanse en paz» ¿Es un acto de perdón?
Perdonar es lo que más me costó después de muchos años. Si vives odiando al final eso es un veneno que se transmite a tu propia familia. El día que yo conseguí perdonar me liberé de una pesada losa. Vivo más tranquilo desde entonces. No olvido, es distinto. Además, perdonar es una obligación de cristiano y católico. Soy más feliz.
¿Cuánto tiempo le ha costado perdonar?
Más de diez años.
¿Su formación religiosa con los salesianos le ha ayudado?
Muchísimo. Los tres pilares básicos de mi supervivencia en el secuestro fueron la familia, las creencias religiosas –rezar mucho–, y el método; es decir, aunque tuviera el cuerpo destrozado, como decía el poeta, «el alma en una nube y el cuerpo como un lamento», yo todos los días me levantaba, me aseaba, hacía estiramientos, leía, paseaba… Hubo dos cosas que jamás abandoné, hasta el último día, incluso cuando ya estaba en una situación terminal: la higiene personal y la oración.
¿Lo que le hizo volver a la política fueron las víctimas del terrorismo?
Fue una de las razones. También, que no me gustaba la deriva que estaba tomando España. La unidad y el sentimiento nacional es algo que llevo muy dentro. Me preocupa, no por nosotros, que tenemos casi 60 años, sino por lo que vamos a dejar a los hijos. Si unidos tenemos problemas para ser importantes en las instituciones europeas y mundiales, separados no vamos a ser nada.
¿Le duele la España de hoy día?
Sí, mucho. Me preocupa ese sentimiento de guerracivilismo que se aprecia en ciertos sectores de la izquierda. Lo que decía Machado, una de las dos Españas ha de helarte el corazón. Eso, que parecía superado se vuelve a revivir en las nuevas generaciones que, por cierto, no han conocido la guerra ni de lejos; ni ellos ni sus padres.
¿Le paran por la calle, le reconocen a usted?
Mucho menos que antes. Ahora, por ejemplo, en el AVE, al venir para Sevilla, tres personas me han saludado. Me encuentro de todo; hay un pequeño porcentaje que me insulta.
¿Ah, sí, qué le dicen?
Facha, ¡viva ETA! Pero la mayor parte se alegra de que esté vivo.
ETA no ha entregado las armas, no se ha arrepentido y están gobernando instituciones, ¿mereció la pena la lucha contra el terrorismo?
ETA ha conseguido después de declarar la tregua muchísimo más que matando. Están en las instituciones públicas, donde disponen de dinero, poder… A cambio no se les ha obligado a renunciar a las armas, ni disolverse, ni a colaborar con la Justicia. La verdad es que hemos hecho un mal negocio. Además, los terroristas se reservan el derecho a volver si algún día no se les da lo que piden. Se ha trabajado francamente mal. Me da pena esta situación. El día que ETA cumpla con las condiciones anteriores yo seré el primero en decir que el Estado sea generoso con los presos para que vuelvan a la sociedad.





Opus Dei, Vigo