CONSEJOS PARA LA FAMILIA

Rick Warren («Una vida con propósito») y el cardenal O´Malley
Los 5 pasos para crear familias alegres: una propuesta potente en el Encuentro Mundial de Familias
El popular predicador y escritor evangélico Rick Warren y el cardenal OMalley animan a trabajar juntos en defensa de la familia, con belleza, alegría y oración   PildorasdeFe.net / Catholic News Service
1 octubre 2015

Dos predicadores cristianos muy reconocido coincidieron en que: "la alegría en la vida familiar es una de las herramientas más potentes para llevar a Jesús a los demás"
La última apertura del Encuentro Mudial de las Familias (EMF) en Filadelfia tomó un enfoque de trabajo en equipo, cuando el cardenal Sean P. O´Malley de Boston y pastor evangélico Rick Warren subieron al escenario el 25 de septiembre e instaron a las familias a dar respuesta a su llamado misionero.
Los dos religiosos compartieron un momento de una hora para dar a sus respectivas reflexiones sobre el tema: "La alegría del Evangelio de la Vida", salpicando sus conversaciones con humor y la experiencia personal en su propio estilo particular.
El pastor evangélico Rick Warren tomó el micrófono de primero, frente a miles de participantes del congreso. Comenzó recordando las palabras del Papa Francisco de que "las familias están bajo amenaza"
Después de enumerar una serie de amenazas contra la familia en la cultura actual, Warren afirmó que los cristianos estamos "desorganizados" y que "es necesario revitalizar nuestra adoración, minimizar nuestras diferencias, movilizar a nuestros miembros y revitalizar nuestras familias."
"En lugar de centrarse en lo que es negativo, los cristianos necesitan ser defensores de lo correcto y celebrar la santidad de la vida, el matrimonio y la familia" agregó
Rick Warren propuso cinco pasos para la creación de familias llenas de alegría.
1.- Las familias llenas de alegría se basan en el amor de Dios.
Las familias viven el amor de Dios, lo experimentan, lo disfrutan, lo modelan y lo ofrecen a los demás.
Dios es amor y el amor de Dios es incondicional y eterno. Una persona no puede frenar a Dios a que ame a las familias.
Como padre, tu primer deber es dejar que Dios te ame. “Nosotros amamos porque él nos amó primero". Los padres deben retribuirle este amor a Dios y posteriormente ofrecer ese amor a sus familias y a los demás.
2.- Las familias llenas de alegría se construyen sobre un propósito.
La familia está llamada a ser una iglesia doméstica y ayudar a sus miembros a descubrir su propósito, el cual comienza con Dios.
«Usted fue creado por Dios y para Dios, mientras usted no entienda esto, la vida no tendrá sentido».
3.- Las familias llenas de alegría se centran en llegar a ser como Cristo
Los medios para lograr esto incluyen formación espiritual, discipulado y educación, aunque las “dificultades” también pueden entrar en la ecuación.
Dios está más interesado en tu carácter que tu comodidad. Los retos son oportunidades para crecer como Cristo a través del sufrimiento.
4.- Las familias llenas de alegría sirven juntas.
Las familias están destinadas a ser una "plataforma de lanzamiento" para servir a los demás
5.- Las familias llenas de alegría cumplen su misión de amar
Las familias deben cumplir su misión de amar y de comunicarles a todos los demás acerca de las bondades y de las gracias de Dios. Todo el mundo tiene hambre por el Evangelio
Warren dijo que su vida se basa en las palabras pronunciadas por su padre moribundo: "Salva uno más para Jesús." Instó a todos los participantes del congreso, como familias llenas de alegría, a hacer lo mismo, en recuperar la misión de la Iglesia y alcanzar a una persona más para Jesús.
O´Malley y dos herramientas: belleza y alegría
Por su parte, el cardenal O´Malley también subrayó el cómo todas las familias están llamadas a ser discípulos misioneros.
"La belleza y la alegría son las herramientas más poderosas que tenemos para evangelizar", dijo el Cardenal O´Malley, sacerdote capuchino, quien se sienta junto a los nueve miembros del Consejo de Cardenales del Papa Francisco
"Juntos, queremos soñar con un mundo en donde la belleza de la vida familiar atraiga a la gente, para hacer de ellos mismos, un regalo en el matrimonio, para construir una iglesia doméstica, para construir la civilización del amor.
La "gran decisión" en la vida familiar es amar. En los planes de Dios, las familias son misioneras y el matrimonio es el santuario de la vida. Las familias transmiten la fe a las nuevas generaciones, y una familia que vive el Evangelio se convierte en evangelizador de muchas familias
El cardenal compartió cómo fue profundamente conmovido en su juventud por una pareja en Akron, Ohio, quienes habían adoptado a varios niños con severas discapacidades, cuidándolos con amor y con gran devoción.
"Las familias que viven como una comunidad de amor son capaces de cambiar el curso de la historia y abren la puerta que permitir que la luz de Dios entre al mundo y... nos ayuda a ser abierto a la vida, dijo el cardenal.
Estados Unidos, junto con otros países occidentales, se ha convertido en un nuevo territorio de misión para la Iglesia. Hay una necesidad de encontrar una forma de llevar el Evangelio al mundo contemporáneo, proclamando de nuevo a Cristo
Las familias necesitan reunirse alrededor de la mesa y en la mesa eucarística, "donde las personas experimentan el amor incondicional y amar incondicionalmente"


Opus Dei, Vigo