DOS NOTICIAS SOBRE LA EDUCACIÓN DIFERENCIADA



El Alto Tribunal no ve inconstitucional que en los presupuestos del Estado se incluyan conciertos para los centros que separan por sexo a los alumnos.
Infovaticana, 13 de enero de 2016




El Tribunal Constitucional ha resuelto inadmitir la cuestión de inconstitucionalidad planteada por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía a raíz de una petición de la Junta tras los recursos de varios centros docentes privados de educación diferenciada por denegarles el concierto educativo.
La Federación de Sindicatos Independientes de Enseñanza de Andalucía interpuso recurso contencioso-administrativo contra las Órdenes de 27 de febrero de 2013 de la Consejería de Educación de la Junta por las que denegada la renovación del concierto con los centros docentes privados concertados siguientes: «Ángela Guerrero» de Sevilla, «Nuestra Señora de Lourdes» de Carmona (Sevilla), «Ribamar», de Sevilla, «Altair» de Sevilla, «Albaydar» de Sevilla, «Molino Azul» de Lora del Río (Sevilla), «Elcható» de Brenes (Sevilla), «Torrealba» de Almodóvar del Río (Córdoba), «Zalima» de Córdoba» y «Yucatal» de Posadas (Córdoba).
Dichas órdenes denegaban el concierto educativo para esos centros docentes por no cumplir con lo establecido en el artículo 84.3 de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de educación (LOE), en lo que se refiere a la no discriminación por razón de sexo.
La Sección Tercera de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía planteó una cuestión de inconstitucionalidad sobre el artículo 17.8 de la Ley 17/2012 de presupuestos generales del Estado para el año 2013, que regula el módulo económico de distribución de fondos públicos para sostenimiento de centros concertados, en cumplimiento de la Ley Orgánica de Educación (LOE).
Este precepto determina que se fijará anualmente en los presupuestos generales del Estado el importe del módulo económico por unidad escolar, a efectos de distribución de la cuantía global de los fondos públicos destinados al sostenimiento de los centros privados concertados para hacer efectiva la gratuidad de las enseñanzas objeto de concierto.
Asimismo, establece los diferentes conceptos que integran dicho módulo (salarios del personal docente, cantidades asignadas a otros gastos y cantidades para atender al pago de diferentes conceptos como los de antigüedad, sustituciones o ejercicio de la función directiva).
Además, el apartado 8 del artículo 17 de la Ley de Presupuestos 17/2012 determina que «lo establecido será plenamente aplicable a la financiación de todos los centros concertados incluidos los de educación diferenciada que escolarizan alumnos de un solo sexo, y ello, con independencia del modelo de agrupamiento de alumnos que realicen los centros docentes en el ejercicio de sus competencias».
_________________________
Infovaticana, 10 de enero de 2016
¿Se trata de una opción pedagógica discriminatoria o de un modelo educativo que atiende con mayor eficacia a la diversidad entre el hombre y la mujer?

La prohibición por parte del Ayuntamiento de Madrid a 800 niños de participar con una carroza propia en la cabalgata de Reyes Magos por pertenecer a un colegio de educación diferenciada ha reabierto el debate acerca de si este sistema es discriminatorio para los alumnos.
Esta fue la razón que alegó el Ayuntamiento de Madrid para prohibir a los niños del colegio católico Arenales cumplir su ilusión de participar en una fiesta cristiana como la cabalgata de los Reyes Magos. En opinión del consistorio municipal, el hecho de que este colegio fuera de educación diferenciada convertía al centro en un lugar en el que los niños son discriminados por razón de su sexo.
La decisión del Ayuntamiento de Madrid, sin embargo, contradice la Convención de la Unesco que firmó España contra la discriminación en la enseñanza que establece en su artículo 2 que no se puede considerar como discriminatorio “la creación o el mantenimiento de sistemas o establecimientos de enseñanza separados para los alumnos de sexo masculino y para los de sexo femenino”.
Asimismo, la Declaración Universal de Derechos Humanos establece en el artículo 26, 3 que “los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos.” En el caso acontecido en Madrid, muchos padres del colegio católico Arenales se mostraron indignados porque desde el Ayuntamiento de Madrid se hubiera puesto en entredicho su elección educativa al señalar que el centro discriminaba a los alumnos.
Pero los defensores de la educación diferenciada no sólo postulan que se trata de un modelo educativo dentro del marco legal, sino que también se trata de una opción pedagógica que ha demostrado su éxito en las distintas instituciones en las que se ha implantado en los últimos años.
Este éxito se ha producido a nivel académico, pero también de socialización, que es precisamente una de las cuestiones que se recriminan a este tipo de centros: que los niños y las niñas que estudian por separado no aprenden a relacionarse entre ellos y tienen dificultades para integrarse con normalidad en la sociedad.

El ejemplo de Reino Unido
Sin embargo, los datos extraídos de un estudio hecho por la European Association Single-Sex Education (EASSE) acerca de la educación diferenciada en más de 70 países de todo el mundo muestran el respaldo a esta opción pedagógica. 
Según estos datos, Reino Unido tiene 1.902 escuelas diferenciadas para chicos y para chicas, de las cuales 416 reciben fondos públicos. En 2008, las calificaciones del General Certificate of Secundary mostraban que 81 de las 100 escuelas con mejores resultados eran centros de educación diferenciada.
En otros países de nuestro entorno como Alemania se ha empezado a introducir el sistema de educación diferenciada en las escuelas públicas, para que los padres tengan más posibilidades de elección. En regiones como Baviera, el 25% de las escuelas públicas ya ofrecen materias en las que se separa a chicos y chicas para impartirlas mientras que en Berlín, hay 180 escuelas públicas en las que se aplica este sistema.
En Estados Unidos, aunque este modelo educativo no estaba extendido en las últimas décadas, desde 2002 más de 557 escuelas públicas se han adherido a este sistema, convirtiéndose en escuelas de educación diferenciada de forma total o parcial, datos que no tienen en cuenta las estadísticas de los centros privados.

Fomenta el desarrollo profesional de la mujer
Entre los detractores de la educación diferenciada, algunos sostienen que esta opción pedagógica supone asumir y fomentar estereotipos dañinos para los alumnos. Una teoría que ha querido desmontar Linda Sax, doctora de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), en su investigación sobre igualdad de género.
Sax concluye en su estudio presentado en España que la educación diferenciada favorece la elección de carreras universitarias de Ciencias y Tecnología por parte de las mujeres, proporcionando una solución a los todavía bajos índices de mujeres que se deciden de forma profesional por este sector. Al menos en Estados Unidos, el 82-83% de los estudiantes de Ingeniería o Informática son hombres y el 17-18% son mujeres.
Según la investigación de Linda Sax, la educación diferenciada favorece aspectos como el compromiso académico, el interés de las mujeres por el ámbito sociopolítico, la alta participación en la universidad en los órganos de gobierno, mayor confianza en habilidades matemáticas e informáticas y un mayor interés en acceder a carreras de Ingeniería.
“Las chicas que se han graduado en colegios de educación diferenciada presentan mayor compromiso académico que el resto de alumnas encuestadas que han ido a un centro mixto”, explicó Linda Sax en una conferencia en España en octubre de 2014.
Una de los motivos que alegan los defensores de este modelo educativo es el hecho de que las mujeres maduran biológica y psíquicamente antes que los varones, y deben ser atendidas en consideración a esta realidad.
Nadie pone en duda, tampoco los centros de educación diferenciada a pesar de la opinión de algunos sectores, que el hombre y la mujer tienen la misma dignidad y los mismos derechos. Sin embargo, más allá de esta realidad, existen diferencias entre hombres y mujeres que se atienden de forma especializada en los centros en los que se proporciona una educación separada.
A pesar de las diferentes posturas de defensores y detractores de la educación diferenciada, la realidad es que se trata de una opción pedagógica que está cada vez más extendida en distintos países. Los que abogan por este sistema educativo defienden que este hecho se debe a que se trata de la mejor forma de atender con mayor eficacia a la diversidad entre el hombre y la mujer y las distintas características.




Opus Dei, Vigo