EL CARD. SARAH EN ÁVILA



El cardenal Sarah advierte que la batalla contra la ideología de género es una batalla por la humanidad
INFOVATICANA
24 mayo, 2016
En una conferencia en la Universidad Católica de Ávila sobre las repercusiones de la ideología de género, el prefecto de la Congregación para el Culto Divino ha respondido a las preguntas de INFOVATICANA y otros medios sobre el peligro del colonialismo ideológico. 

El cardenal Robert Sarah, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, ha ofrecido este martes 24 de mayo una conferencia en la Universidad Católica de Ávila bajo el título: “Teoría de género: sus repercusiones”.
Durante su encuentro con la prensa, el prefecto de la Congregación para el Culto Divino ha vuelto a recordar, como ya hiciera en el pasado Sínodo de los obispos, que las dos grandes amenazas que afronta la sociedad hoy en día son la ideología de género y el fundamentalismo islámico.
El cardenal Sarah ha señalado que la ideología de género ha penetrado también en la Iglesia y que hay algunas personalidades de la Iglesia que creen que es posible aceptar el matrimonio homosexual. Ha advertido que la ideología de género niega la complementariedad entre el hombre y la mujer y que la sexualidad sea un don de Dios.
“La ideología de género quiere desprender al hombre de la sexualidad”, ha afirmado Sarah, al tiempo que ha concluido que este es el camino para destruir la familia, la antropología cristiana y, en definitiva, el plan de Dios. El prelado ha destacado, además, que la ideología de género se impone sobre todo en Europa y los países occidentales y que en Asia y África no existen estos problemas.
El cardenal Sarah ha advertido que se trata de un auténtico colonialismo ideológico que la ONU y la Unión Europea se están encargando de trasladar a los países en vías de desarrollo. Sarah ha sostenido que aunque la Iglesia no debe condenar a nadie, sí debe defender el diseño de Dios: el hombre no es nada sin la mujer ni la mujer sin el hombre y los dos no son nada sin un tercer elemento que es el niño fruto del amor.
El prelado ha advertido, asimismo, acerca de las políticas impulsadas por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y la precandidata demócrata a la Presidencia Hillary Clinton. El cardenal Sarah ha hecho alusión a las declaraciones de Clinton, quien aseguró que “los gobiernos deben emplear sus recursos coercitivos para redefinir los dogmas religiosos tradicionales”.
“Es una batalla entre las tinieblas y Dios, de Satanás contra Dios”, ha asegurado el prelado, quien ha recordado que siempre seremos combatidos por Satanás y ha hecho un llamamiento a fomentar la unidad de los cristianos para defenderse de estas amenazas y defender la fe y la familia.
En opinión de Sarah, Obama no es un dictador porque no puede imponer, aunque sí puede quitar la financiación a quienes se opongan al colonialismo ideológico. En este sentido, Sarah ha animado a seguir adelante a pesar de las presiones económicas y a no considerar al dinero como un dios. Ha puesto como ejemplo la batalla librada por las Hermanitas de los Pobres contra las imposiciones del Obamacare y ha asegurado que la Iglesia no puede aceptar en ningún caso imposiciones de este tipo.
Durante la conferencia posterior a la rueda de prensa, Sarah ha hablado sobre la familia e ideología de género y ha explicado cómo nació esta ideología, cómo ha sido su desarrollo y cómo la ONU y la Unión Europea sostienen esta ideología con leyes que imponen esta visión de la realidad.
“Debemos batallar y luchar para oponernos a esta ideología antinatural y que va contra las enseñanzas de Dios”, ha defendido el prelado, quien ha abogado por la unión en esta batalla de todos los creyentes, también de los musulmanes ya que no se trata de defender la doctrina cristiana sino de defender la humanidad.
Respecto al aborto, el cardenal Sarah ha asegurado que se trata de un ataque violento y criminal a los más débiles. También ha afirmado que el “matrimonio gay” no tiene futuro ya que dos hombres o dos mujeres no pueden generar vida.
“Es el peligro que tiene Occidente, que no hay niños y sin niños no hay futuro”, es la advertencia que ha lanzado Sarah. “En Europa veo cómo la población en algunos barrios es totalmente musulmana”, ha afirmado, al tiempo que ha animado a los laicos a defenderse solos sin esperar a que les defiendan otros.


Opus Dei, Vigo