OPINA RAFAEL ALVIRA



 
‘Las leyes LGTB son una bomba atómica social’
Lola González
3 agosto, 2016
Rafael Alvira, catedrático de Filosofía, ha analizado la situación política y social actual en una entrevista realizada por el presidente del Grupo Intereconomía, Julio Ariza, en el programa “Ellos sí pudieron” de Intereconomía TV


Rafael Alvira, catedrático de Filosofía de la Universidad de Navarra, ha analizado la situación política y social actual en una entrevista realizada por el presidente del Grupo Intereconomía, Julio Ariza, en el programa “Ellos sí pudieron” de Intereconomía TV.
En su análisis, Alvira ha asegurado que uno de los grandes problemas actuales es el tremendo emotivismo de la sociedad que ha ido sustituyendo el pensamiento por el sentimiento. Este experto señala que el problema radica en que cuando el hombre no es capaz de armonizar sentimiento, razón y voluntad, se convierte en un “pelele”. En política, esta realidad se traduce en una enorme volubilidad a la hora de ir a votar.
Durante la entrevista, Alvira ha defendido que la libertad del hombre no es absoluta sino condicionada y ha lamentado que en la Asamblea de Madrid tras la aprobación de la ley de transexualidad se afirmara que esa norma demostraba la superioridad de la libertad humana. “No tienen ni los rudimentos de lo que es la libertad, es inimaginable, lo que han hecho no se puede comprender“, ha criticado este catedrático de Filosofía hablando sobre una ley que ha considerado una imposición en la que se ha negado el diálogo con quien piensa de forma distinta.
Esto es una bomba atómica social y lo hacen como si tal cosa“, ha criticado este catedrático de Filosofía, que ha manifestado, además, que “nunca se ha visto nada igual”. “Con todos mis respetos, estoy totalmente en desacuerdo, están negando cosas evidentes y cuando se niega la evidencia no se puede dialogar, es una imposición y no se puede hacer en nombre de la libertad”, ha añadido.

Los padres de familia deben reaccionar ante las leyes de género
Sobre la respuesta que deberían dar los padres a las leyes de género, Alvira ha asegurado que tienen que negarse con rotundidad a aceptarlas. Ha advertido que si los padres de familia aceptan una ley tan gravemente injusta y que impone una manera de educar a sus hijos, cambiando una manera de pensar que viene de milenios, la situación sólo podrá empeorar.
“Si los padres de familia transigen ahora, al año que viene será peor y el siguiente se los han comido con patatas. Si estuviera en mi mano, yo no la aceptaría ya”, ha asegurado. Alvira también ha subrayado que la aprobación de esta ley tiene una consecuencia muy grave: la creación de un ambiente que influye en la educación y la vida social y que provoca que parezca normal lo que durante mucho tiempo no lo ha sido.

“El Corán no excluye una interpretación violenta”
Alvira también ha analizado la creciente oleada de ataques de islamismo radical y ha señalado que todos los expertos del Corán coinciden en que hay una interpretación pacífica de este texto pero que no se excluye una interpretación violenta, que es posible ortodoxamente hacerla.
Sin embargo, en opinión de este filósofo, esto no sucede en el cristianismo. “En la pequeña historia, hubo barbaridades en las cruzadas y en la inquisición, pero nunca se quiso hacer una guerra en nombre del cristianismo o matar en nombre del cristianismo”, ha afirmado.
“El islam radical es el problema número uno y nadie sabe cómo lo vamos a solucionar”, ha advertido Alvira, al tiempo que ha señalado que existe un problema con la inmigración que proviene de Medio Oriente y África.

“La democracia se ha dogmatizado”
Respecto al actual sistema político, Alvira ha defendido que la democracia se ha dogmatizado y se ha convertido en una religión dogmatizada sin teología. El problema con la democracia dogmatizada, según señala en su análisis, es que los dogmas no se pueden dialogar. Según este experto, en política existen varios niveles como la filosofía política, la sociología política y el régimen político, y en esos tres puntos hay mucho que dialogar.
Asimismo, en el plano práctico hay tres niveles, uno de ellos el arte de gobierno. A este respecto, Alvira se ha lamentado de que no existan buenos centros de formación de gobierno, una realidad que se palpa en la política española: “Hay algunos que son auténticos aventureros de la política, han entrado, se han metido en partidos, pero para saber lo que es la política y lo que es el gobierno hay que estudiar bastante”.
Alvira también ha mostrado su preocupación por el lenguaje de confrontación que algunos políticos utilizan actualmente y que choca con el espíritu de diálogo democrático. Ha denunciado, además, que “si hay gente presuntamente de derechas o centro derecha que se calla es porque no tiene -eso que antiguamente en España se decía lo que hay que tener”.
Por otra parte, interrogado sobre la posibilidad de crear una ética laica al margen de Dios, Alvira ha respondido que sin fe y sin Dios no hay ninguna ética que pueda empujar al ser humano a respetar al prójimo de verdad. “Sin Dios, en cuanto se tiene una dificultad se salta la ética, es lo que pasa en un 97% de los casos”, ha sostenido.