JAIME MAYOR OREJA



‘La crisis de valores arrancó cuando el aborto se hizo derecho’
LA GACETA
29 Mayo, 2017

El II Foro Europeo One Of Us se ha desarrollado con el objetivo de abrir un debate que fomente el desarrollo de una Europa fundamentada en valores sólidos, como la protección de la vida humana.

            La Gaceta.- Más de 600 personas de toda Europa se han dado cita este sábado en el II Foro Europeo One Of Us celebrado en Budapest bajo el patrocinio del primer ministro húngaro, Viktor Orbán, y de la ministra de Estado para la Familia y Juventud, Katalin Novák.
            Este Foro se ha desarrollado con el objetivo de abrir un debate que fomente el desarrollo de una Europa fundamentada en valores sólidos, como la protección de la vida humana. Además ha querido testimoniar el apoyo y agradecimiento a los países que defienden la familia y la vida con políticas efectivas.

‘La crisis de valores arrancó el día que el aborto se hizo derecho’
            “El objetivo ha sido insistir en la importancia de potenciar una corriente de opinión en la defensa de los valores humanistas”, ha señalado Jaime Mayor Oreja, presidente de One of Us, que también ha destacado que la crisis actual se debe a la falta de cohesión en los valores humanistas, los comunes a todos, y se desató en el momento en que se aprobó el aborto como derecho. “La crisis que vivimos arrancó el día en que el aborto se hizo derecho: a partir de ahí se abren las puertas a la imposición de la ideología de género, los vientres de alquiler y todas aquellas tendencias que atacan a la persona y los valores del verdadero humanismo. Aquí hemos estado los que no nos resignamos, venimos a mirar las raíces de la crisis y a hacerles frente”, ha añadido

‘Necesitamos una reconciliación de valores’
            Durante su intervención, Jaime Mayor Oreja ha destacado que “nuestros valores y convicciones no pueden estar ausentes en Europa, por ello nuestra Federación tiene la obligación moral de ayudar a crear una ola de opinión pública europea basada en nuestros valores cristianos”. Asimismo ha señalado que “la refundación de Europa no se producirá a partir de marketing o la economía, sino que necesitamos una reconciliación de valores. Necesitamos reducir la brecha entre progresistas y conservadores. Y para conseguirlo, las asociaciones que nos hemos reunido aquí necesitamos ser una realidad social y no una entidad virtual. Este debe ser nuestro objetivo principal en los próximos años”.

‘El aborto es un crimen infame que mata a millones de niños en Europa’
            Por su parte, María San Gil ha apuntado también a la defensa de la libertad y al drama del aborto como uno de los mayores atentados contra la vida humana. Ha señalado que “hoy defendemos que la vida no es patrimonio de ninguna ideología, la defensa de la vida tiene que estar más allá que ser de derechas o de izquierdas. Todas las sensibilidades tienen que sentirse absolutamente orgullosas de defender la vida, de defender a los seres humanos más indefensos. Creo además que en esta defensa de la vida tenemos que ser absolutamente radicales. Hay valores, hay principios que se merecen que seamos radicales en su defensa, que no utilicemos dobles sentidos, dobles argumentos, que no tengamos complejos de ningún tipo y los defendamos de frente, con verdad y con contundencia”.
            En este sentido, San Gil ha añadido que “el aborto es hoy un crimen infame que mata a más de un millón de niños en Europa. Pero el aborto es hoy también solamente la punta de lanza de una estrategia perfectamente definida que lo que quiere es terminar con nuestros principios de la sociedad occidental, con los principios de la cultura cristiana que son los que nos han hecho como somos a lo largo de muchos años de historia”.
            Sobre el Foro ha destacado que se siente feliz de participar porque “creo que aquí es donde se está llevando a cabo este debate de verdad. Aquí estamos llevando acabo el debate de las ideas. Mientras los políticos hablan de economía y de finanzas, que es muy cómodo y es muy fácil, nosotros hablamos de lo que de verdad importa: la defensa de la vida, la dignidad de la persona y la defensa de los seres humanos. También creo que este debate de las ideas, que esta batalla, la vamos a ganar. Me niego a creer que el egoísmo, la inmoralidad y la injusticia vayan a triunfar. Estoy segura de que las sociedades del futuro, las sociedades modernas, las sociedades justas y sensibles serán aquellas que por encima de todo defiendan la vida del ser humano”.

‘Una democracia sin valores se convierte en un totalitarismo visible o encubierto’
            Las mesas de debate de este II Foro Europeo One of Us han versado en torno a esta idea, haciendo un llamamiento a defender la verdad, particularmente frente a la imposición de un Nuevo Orden Mundial que, en palabras del profesor Alberto Bárcena, “se basa en un nuevo totalitarismo, ya que -como dijo San Juan Pablo II- “una democracia sin valores se convierte en un totalitarismo visible o encubierto, como demuestra la historia”. Uno de sus objetivos es el llamado “control de población”, basado en la esterilización y el aborto proclamado derecho universal. La ideología de género cierra el círculo, imposibilitando a los padres el cumplimiento de su derecho de educar a sus hijos en sus propios valores”.
            El secretario de Estado de Hungría, Bence Retvari, ha señalado en la inauguración del Foro que la Constitución húngara defiende la vida desde la concepción, y ha destacado que la defensa de la vida es una actitud. Así ha resaltado que en Europa hay dos millones de europeos que apoyan a One of Us, incluido el Papa Francisco.

‘Los europeos tenemos vergüenza de nuestra cristiandad’
            Rocco Buttiglione, excomisario de la Unión Europea, ha precisado que One of Us es la vanguardia en Europa. “El papel de Europa se está reduciendo a nivel mundial y el papel de los cristianos parece que también, estamos perdiendo el derecho de hablar libremente. Los europeos tenemos vergüenza de nuestra cristiandad, pero sin estos valores no vamos a sobrevivir a esta época”.
            Una idea resaltada a lo largo del debate ha sido que el diálogo es posible si cada parte respeta a la otra y se respeta la verdad. Esta idea fue resaltada por el escritor americano Todd Huizinga, que expresó que “el orden y la libertad no son posibles sin la verdad. A veces perdemos la esperanza, pero la verdad siempre triunfa”. Frente a esta situación, Jean Marie Le Mené, presidente de la Fundación Jérôme Lejeune en Francia, ha advertido sobre nuevas prácticas como la creación en la boratorios de úteros artificiales que eliminan el vientre de la madre para la gestación de la persona humana y suponen un ataque serio a la dignidad de la mujer y del embrión.

La situación española
            Lourdes Méndez-Monasterio, exdiputada del PP y coordinadora de la Plataforma por las libertades, se ha manifestado sobre la reforma de la ley del aborto llevada a cabo en España cuando la opinión pública no lo pedía: “Sólo cinco diputados y cincos senadores votamos en contra. No fue algo político, sino ideológico. Nos encontramos en un neototalitarismo.
            “Y lo mismo que ha pasado con el aborto pasa ahora con las ideologías de género. El problema está en que al que disiente se le estigmatiza, se evita el propio debate”, ha advertido Méndez-Monasterio, por lo que ha agradecido especialmente la labor que las organizaciones defensoras de la vida realizan en España.
            En este sentido, el periodista José Luis Pérez, director de informativos de la Cadena COPE, ha insistido en “la necesidad de desarrollar políticas de apoyo a la familia, particularmente en un país como el nuestro, que está a la cola de nacimientos de toda Europa”.
            Entre los participantes en este II Foro se encuentran personalidades como Ján Figel, representante de la Unión Europea para la defensa de la libertad de creencias y excomisario europeo (Eslovaquia); el eurodiputado polaco Marek Jurek; Jean Marie le Méné, presidente de la Fundación Jérôme Lejeune; Thierry de la Villejégu, vicepresidente de la Federación One Of Us; Guillaume Bernard, politólogo; el periodista francés Antoine Pasquier; o la misma Katalin Novák, ministra de Estado para la Familia de Hungría.
            La delegación española ha estado representada por Jaime Mayor Oreja, exministro del Interior y presidente de la Federación One of Us; María San Gil, exdiputada en el Parlamento Vasco y miembro de la Fundación Valores y Sociedad; Lourdes Méndez-Monasterio, exdiputada del PP, coordinadora de la Plataforma por las libertades y presidenta de la Asociación Familia y Dignidad humana; José Luis Pérez, director de informativos de Cadena COPE; o el profesor Alberto Bárcena, de la Universidad CEU San Pablo de Madrid.

 Vigo