DIÁLOGOS SOBRE CIENCIA Y FE



Un divulgador de la ciencia con ideas sugerentes sobre la Otra Vida
Muchos científicos ateos a menudo hacen filosofía cuando creen hacer ciencia, avisa Manuel Alfonseca
ReL
10 marzo 2018


            Manuel Alfonseca es conocido por los lectores de ReL por sus análisis sobre ciencia y fe y su popular blog de divulgación científica (http://divulciencia.blogspot.com.es). Explica Ana Arias, en La Opinión de Zamora, que ya desde niño se apasionaba por la ciencia. Ha sido catedrático de Sistemas Informáticos, experto en simulaciones informáticas y profesor en tres universidades de Madrid (la Politécnica, la Complutense y la Autónoma). A sus 71 años, aún imparte algunas clases como profesor honorario en la Universidad Autónoma de Madrid. En Zamora ha impartido una charla sobre "La fe de los científicos ateos contemporáneos". En la entrevista aclara a qué se refiere con esa "fe de los ateos": la creencia cientifista y la confusión entre lo que es filosofía y lo que es ciencia de verdad.

-¿En qué tienen fe los científicos?
-En que Dios no existe.

- Pero usted sí cree en su existencia.
-Yo creo en Dios. Yo creo que Dios hizo el universo. El hecho de que Dios haya hecho el universo hace que este sea más probable. Es enormemente improbable que en un universo que haya salido al azar sea posible la vida. Es lo que se llama ajuste fino. Lo descubrieron unos científicos ateos a finales de los años ochenta y les hundió totalmente sus hipótesis. Por eso inventaron la teoría del multiverso.

- ¿En qué consiste?
-Dice que no hay un único universo, sino múltiples y nosotros tenemos que estar en el que es posible. Pero la teoría del multiverso no es ciencia, es filosofía. No podemos demostrar científicamente que existen otros universos porque para eso tendríamos que irnos fuera de nuestro universo.

- ¿Y usted cree en el multiverso?
-Ni creo ni dejo de creer. En eso soy agnóstico. Además, me da igual. Si Dios ha hecho un universo, ¿por qué no ha podido hacer más?

- Su postura le habrá generado muchos debates con otros colegas de profesión ateos.
-El ateísmo es una fe basada en el argumento del problema del mal. Si Dios todopoderoso existiera podría hacer cualquier cosa y querría que hubiera mal. Por lo tanto si hay mal es que no hay Dios. Ese es el argumento más típico de los ateos. Una vez alguien me lo planteó y yo le respondí: "Te falta un paso intermedio. Tienes que demostrar que es lógicamente posible hacer un universo donde no exista el mal". Y me contestó: "No, es que yo defino todopoderoso como que Dios puede hacer cualquier cosa aunque sea una imposibilidad lógica". Es la falacia del hombre de paja. Están definiendo un dios que no es en el que nosotros creemos. Y luego dicen que ese dios no existe. El dios suyo no existe pero sobre el Dios nuestro en el que yo creo no han demostrado nada.

- ¿Cuál es ese Dios del que habla?
-Un Dios todopoderoso que pueda hacer cualquier cosa que no sea lógicamente imposible. El ateo tiene que demostrar que es posible hacer un universo sin mal.

- ¿Cuál es el razonamiento para que un científico sostenga que Dios hizo el universo?
-El ajuste fino es rarísimo. Es muy improbable que en un universo como el nuestro sea posible la vida. Sin embargo, lo es. Si existe Dios y creó un universo, lo lógico es que creara un universo donde fuera posible la vida. ¿Para qué querría Dios un universo vacío? La creencia en la existencia de Dios hace nuestro universo más probable porque es justamente el universo que Dios habría creado. En cambio, para un ateo que cree que no existe Dios, piensa que el universo ha surgido de forma espontánea de la nada, lo cual es imposible. Se confunden.
            »Cuando hablan de estas cosas relacionadas con filosofía no tienen ni idea. Cuando hablan de la nada quieren referirse al vacío. Pero aun así, con esa teoría surgiría la siguiente pregunta: ¿De dónde viene el vacío? ¿Quién lo ha hecho? La nada no tiene existencia porque no es nada. El vacío sí tiene existencia: tiene espacio, tiempo, energía, el vacío es algo.
            »Y el universo parece que esté ajustado para que sea posible la vida. Los argumentos que utilizan los ateos están llenos de falacias. O bien tienen un concepto que está equivocado, de confundir la nada con el vacío, o bien les falta una premisa, como en el del argumento del mal. Y para escapar de esa premisa te saltan con la clásica falacia del hombre de paja.Es facilísimo pillarles. Se lo dices y se ponen enfadadísimos.
            »El problema de los científicos ateos es que no tienen ni idea de filosofía. Stephen Hawking en el principio de su libro "El gran diseño" de 2010, dice: "La filosofía ha muerto. La ciencia ahora es la única manera de manejar el conocimiento humano". Y a continuación propone una teoría de realismo de modelos que es filosófica, no científica. O sea, se pone a hacer filosofía después de decir que la filosofía ha muerto. Él cree que es ciencia, pero no sabe distinguir.

- ¿Cuál es la diferencia?
-La ciencia es lo que tiene que ver con el mundo material y se puede experimentar con ello para obtener confirmaciones o refutaciones. La filosofía son elucubraciones mentales sobre cosas que pueden existir o no. Y no estoy hablando mal de ella. Es un campo muy importante del conocimiento humano. Pero el problema es que los científicos ateos modernos están constantemente haciendo filosofía sin saberlo y además la desprecian.

- De todos modos, que se pueda hablar hoy de la posible compatibilidad entre ambos campos, demuestra la evolución en todos los sentidos.
- No hay ninguna incompatibilidad entre fe y ciencia. Lo que hay es incompatibilidad entre fe y ateísmo. Lo cual es lógico. Entre la creencia en Dios y ateísmo hay incompatibilidad, por supuesto.
            »Pero los ateos intentan decir que ellos son la ciencia, entonces por eso dicen que hay incompatibilidad entre ciencia y fe, y no. Hay incompatibilidad entre la fe en Dios y la fe en no Dios. Y la ciencia no tiene nada que ver ni con lo uno ni con lo otro porque con la ciencia jamás se puede demostrar ni que Dios existe ni que no existe porque la ciencia estudia el mundo material y Dios no está en el mundo material.

- Es uno de los coautores del libro "60 preguntas sobre ciencia y fe", respondidas por 26 profesores de Universidad. ¿Cuáles son las cuestiones más consultadas?
-La sensación que tengo por la respuesta de los lectores, aunque estadísticamente no tenga sentido (como las encuestas que hacen en los medios), es que lo que más interesa es la evolución y la cosmología.

- Es usted muy activo a través de la red.
-De las 31 novelas que tengo publicadas, ocho de ellas las tengo disponibles de forma gratuita en mi web (divulciencia.blogspot.com.es). Otras ocho en editoriales y otras que ya estaban descatalogadas las he autoeditado yo en formato digital. Cuestan dos o tres euros con el objetivo de acercar mis teorías y mis novelas al mayor público.

- Novelas de misterio, de ciencia ficción, obras de divulgación científica... ¿en qué género se siente más a gusto?
-En todos. A lo último que me he dedicado es a escribir unas novelas de misterio sobre dos jóvenes titulado "Los sabuesos de la transición".

- ¿Proyectos en cartera?
-Estoy escribiendo una novela filosófica con mis ideas sobre la otra vida.

- ¿Alguna primicia?
-En la otra vida el tiempo es ortogonal al nuestro. Es decir, el eje del tiempo es perpendicular al de ahora.

- Y eso, ¿qué significa?
-Que todo el tiempo en esta vida lo puedes representar como un segmento, desde el origen hasta el final. Todos llegamos a la otra vida en la misma distancia. El momento de la muerte es el momento inicial del origen de la otra vida y todos llegamos a la vez. No hay que esperar unos a otros. Los dos tiempos son perpendiculares y el alma nunca está fuera del cuerpo.


Opus Dei, Vigo