ENTREVISTA CON EL PAPA


Agencia Reuters entrevista al Papa sobre la actualidad internacional
La crisis migratoria, el futuro de la Iglesia, la reforma vaticana, la cuestión de los abusos sexuales en Chile, así como las relaciones entre la Santa Sede y China, fueron algunos de los temas de la amplia entrevista que la agencia informativa Reuters realizó al Papa Francisco.
Ciudad del Vaticano, 20 de junio de 2018

            La primera pregunta formulada por Philip Pullella, periodista de la agencia de noticias Reuters, abordó el tema de las relaciones entre la Santa Sede y China. 
            El Santo Padre aseguró que están en un buen momento: "Las relaciones con China van de tres maneras diferentes. Ante todo está la oficial: la delegación china viene aquí hace una reunión y luego la delegación del Vaticano va a China. Son buenas relaciones y han logrado hacer buenos progresos. Este es el diálogo oficial.
            Luego hay un segundo diálogo, de todos con todos: se trata de canales abiertos periféricos que son, por ejemplo, canales humanos, y no queremos cerrarlos. En este sentido, se ve la buena voluntad, tanto de la Santa Sede como del gobierno chino.
            Y luego hay un tercer tipo de relación, que para mí es el más importante: el diálogo del acercamiento cultural con China. Hay sacerdotes que trabajan en universidades chinas. Una proximidad cultural que se refleja también en actividades y proyectos culturales que realizamos juntos, como la exposición que hicimos en el Vaticano y en China, siguiendo el camino tradicional, como el de los grandes, como Matteo Ricci”; aseguró el Santo Padre señalando que le gusta pensar en las relaciones con China de esta forma “polifacética”, y no sólo en la forma diplomática oficial, ya que estas otras dos vías alternativas de diálogo, “enriquecen tanto”.

No funcionalizar el rol de la mujer en la Iglesia
            Hablando sobre el papel de la mujer en la Institución eclesial y recordando la postura del Papa Francisco, quien ha dicho que las mujeres son esenciales para el futuro de la Iglesia, el entrevistador pregunta si las mujeres deberían tener más puestos de responsabilidad en la Curia.
            "Estoy de acuerdo con usted en que deberían ser más", responde Francisco. "Para poner a una mujer en la vicedirección de la Oficina de Prensa del Vaticano he tenido que luchar. Entre los candidatos con los que estoy hablando para cubrir el puesto de Prefecto en la Secretaría para la Comunicación también había una mujer, pero ella no estaba disponible porque tenía otros compromisos".
            "Son pocas, necesitamos poner más. Ahora los dos Subsecretarios que nombré en el Dicasterio para Laicos, Familia y Vida son mujeres. En este sentido, hace falta seguir adelante según la calidad. No tengo ningún problema en designar a una jefa directora si el Dicasterio no tiene jurisdicción. El del clero, sin embargo, tiene una jurisdicción, debe ser un obispo, pero los Dicasterios sin jurisdicción son muchos, incluso para el de la Economía no tendría problemas para nombrar a una mujer competente. Vamos con retraso, es cierto, pero debemos seguir adelante".

P: ¿Laica o monja? ¿O ambas?
R: Es lo mismo, no importa. Se trata de mujeres. También en los Consejos debe haber mujeres. Tengo la experiencia de Buenos Aires. Primero hice un consejo con los consejeros sacerdotes sobre un tema que tenía que resolverse, pero luego discutí el mismo tema con un grupo mixto y el resultado fue mucho mejor. Las mujeres tienen la capacidad de comprender las cosas desde otra visión.

P: ¿Cómo respondería a una mujer que de verdad siente un deseo fuerte de convertirse en sacerdote?
R: Existe la tentación de "funcionalizar" el debate sobre las mujeres en la Iglesia y sobre “que deben hacer esto” o “deben convertirse en esto otro”.
            No, la dimensión de la mujer va más allá de la función. Es una cosa más grande. Volvemos a Hans Urs von Balthasar, quien concibe la Iglesia con dos principios: el principio petrino, que es masculino y el principio mariano que es femenino y no hay Iglesia sin mujeres.
            La iglesia es una mujer, la esposa de Cristo, es mujer dogmáticamente hablando, y sobre esto se debe profundizar y trabajar; en lugar de “quedarse tranquilos” sólo porque funcionalizamos a las mujeres. Sí, debemos dar también una función, pero esto no es suficiente, debemos ir más allá. Con respecto al orden sacerdotal, no se puede ser debido a que dogmáticamente no es posible. Juan Pablo II fue claro al respecto, y cerró la puerta y yo no voy a volver atrás en esto. Fue un asunto tratado con seriedad y no un caprichoso. No debemos reducir la presencia de mujeres en la Iglesia a la funcionalidad. No debemos caer en esto.

Abusos sexuales en Chile
P: Hablemos de la situación del abuso sexual en la Iglesia, que recientemente ha vuelto a ser el centro de atención con el escándalo en Chile.
            Ante esta pregunta, el Papa manifiesta el dolor por la grave situación de los abusos sexuales, que es un drama general extendido en toda la sociedad.
            «No me gusta hablar de esto ahora, pero tengo que decirlo. Están las estadísticas. La gran mayoría de los abusos ocurren en la familia y los vecindarios: vecinos, familias, luego en gimnasios, piscinas, escuelas y también en la Iglesia. Algunos podrían decir, "los sacerdote que abusan son pocos”, pero incluso si fuera solo uno, sería trágico porque ese sacerdote tiene el deber de llevar a esa persona a Dios y lo que está haciendo es destruir el camino para llegar a Dios.
            En cuanto al tema de los abusos en el marco eclesiástico, “la Iglesia se ha despertado”, y la lección que he aprendido yo no es nueva. La había aprendido San Juan Pablo II con los cardenales de los Estados Unidos en el caso de Boston. Benedicto XVI lo había aprendido con los obispos de Irlanda. Yo tuve que tomar una decisión con respecto a los casos en Chile: estudié las quejas y las denuncias con la información que había aquí. Luego mandé a que se investigara y he procedido según las conclusiones elaboradas.
            El problema de Karadima es un problema muy complejo porque mezcla la élite chilena con situaciones sociopolíticas. Las familias dieron sus hijos a Karadima porque creían que la doctrina que impartía era segura, pero lo que ocurría allí no se conocía».
            Asimismo, el Papa cita el informe de 2.300 páginas de declaraciones y testimonios que le entregó Mons. Scicluna, su enviado en Chile y describe los numerosos encuentros mantenidos con los obispos de este país, sin ocultar su opción de aceptar la renuncia de algunos de ellos.
            "Me preguntaba qué habría pasado en Chile que el 70% de la población que apoyaba a la Iglesia había caído a menos del 40%. Es un fenómeno difícil de entender. Se cree que allí hay algo de elitismo escondido, pero es una opinión. Ciertamente es la obra del espíritu del mal", explica el Pontífice.

Política en Estados Unidos y Migración
            Al ser preguntado sobre el acuerdo de París y la relación entre Estados Unidos y Cuba, el Papa Francisco expresa "tristeza" también por la decisión del presidente estadounidense Trump de retirarse del acuerdo de París sobre el cambio climático y por los pasos hacia atrás en las relaciones con Cuba, y se muestra de acuerdo con el episcopado y las declaraciones que los obispos han expresado, al mismo tiempo que espera que el presidente pueda reconsiderar su posición sobre el clima y el medio ambiente, porque "el futuro de la humanidad está en juego".
            Lo mismo afirma sobre la cuestión migratoria y la odisea que viven alrededor de 2 mil menores separados de sus familias y padres; encerrados en las llamadas "jaulas" en la frontera con México, siguiendo las políticas restrictivas puestas en práctica por la administración Trump.
El Santo Padre concluye reafirmando su posición: "Apoyo al episcopado".

Opus Dei, Vigo