PARA SUS SEGUIDORES


‘Últimas noticias del hombre (y de la mujer)’: Hadjadj en estado puro
Llega a las librerías el libro más combativo del filósofo francés que se enfrenta, 
con las armas de la inteligencia y el humor, a lo más tonto y triste de nuestro tiempo.
22 de junio de 2018



“Por el momento, la gran mayoría de mis lectores aún pertenecen a la raza humana. No obstante, no está claro que eso vaya a seguir siendo así durante mucho tiempo.” Con esta afirmación comienza el nuevo libro del escritor y filósofo católico Fabrice Hadjadj, Últimas noticias del hombre (y de la mujer)que ha llegado a las librerías españolas de la mano de la editorial Homo Legens.
El Fabrice Hadjadj de siempre escribe un libro combativo como nunca. Últimas noticias del hombre (y de la mujer) recoge 90 breves artículos en los que, sin poder extenderse más de lo imprescindible, despliega todo su potencial. Como señala Enrique García-Máiquez en el prólogo del libro, este formato ofrece el mejor Hadjadj posible:
La pluma de Hadjadj es de velocista. Él es como esos atletas olímpicos capaces de correr y ganar en los 400 metros libres, en los 200 y en los 110 metros vallas, pero con las condiciones inmejorables para los 100 metros lisos, porque son explosivos y despliegan la máxima potencia en las distancias cortas. Un libro de artículos es una sucesión de pistoletazos de salida, líneas rectísimas y vertiginosas llegadas a la cinta de meta. El espacio preciso para alcanzar la máxima punta de velocidad. Este libro es un conjunto de apabullantes sprints de un velocista nato.
Un Hadjadj aún más espontáneo se enfrenta con la más rabiosa actualidad y arroja nueva luz sobre las realidades más cotidianas y también más humanas. En las páginas de este libro se abordan todo tipo de temas: desde la importancia del dedo gordo del pie o el arte de la alfombra hasta las hortalizas Toshiba, la espiritualidad en la era tecnológica o el misterio pascual en la evolución. El filósofo francés demuestra con este libro que no existen cosas sin interés, tan sólo personas incapaces de interesarse.
A pesar de la variedad de temas tratados, en el libro subyace una advertencia constante: el peligro del transhumanismo y la tendencia y la tentación de suprimir al ser humano tal y como lo conocemos. Por eso comienzo hoy esta crónica: para anunciar, oh lector, tu desaparición, para darte las últimas noticias del hombre”, advierte en las primeras páginas.
Hadjadj ve al hombre (y a la mujer) en grave peligro en un momento en el que el sentido ha sido reemplazado por el progreso. El hombre del futuro es el hombre desechable, “obligado a pagarse la última prótesis o a cambiar de cerebro electrónico para que no lo lleven al desguace demasiado pronto”.
En una sociedad en la que todo está sometido a la hegemonía de la innovación, Hadjadj escribe: “Aún no he aprendido a construir una casa ni a cultivar un huerto ni a pensar como san Agustín ni a cantar como Dante —¿para qué iba a matarme por un casco de realidad aumentada? No soy todavía lo bastante humano, ¿para qué iba a querer convertirme en un cíborg? Sería como abandonar mi puesto con la excusa de querer ir a vanguardia. Quien se queda maravillado por el nacimiento de un niño es poco sensible a la publicidad del último iPhone.
A pesar de su resistencia frente al progresismo -que procede, como él mismo señala, de querer acoger el mundo tal como se nos ha dado, incluso en su dramatismo- el autor quiere dejar claro que no se le puede tildar de enemigo de los objetos tecnológicos. No se trata de excluir, explica, sino de establecer una jerarquía: “que el iPod se subordine a la guitarra, que la tableta electrónica se ponga al servicio de la tabla de madera sobre la que comemos, porque la tableta y el iPod nos empujan a un consumo individual desencarnado, mientras que la guitarra y la mesa nos invitan a prácticas carnales y sociales.”
Últimas noticias del hombre (y de la mujer) es una de obras las más combativas de este intelectual católico que no duda en enfrentarse, con las armas de la inteligencia y el humor, a lo más tonto y triste de nuestro tiempo.