MONS. MUNILLA EN LA ASUNCIÓN



Mons. Munilla señala cuatro contradicciones
de la cultura actual y la necesidad de la fe para superarlas
15 agosto 2018








El obispo de San Sebastián presidió la interpretación de la Salve por el Orfeón Donostiarra la víspera de la Asunción.
Tras la multitudinaria Salve del martes, que interpretó según es tradicional el Orfeón Donostiarra, este miércoles el obispo de San Sebastián presidió la misa de la Asunción en la catedral del Buen Pastor.
En su homilía, José Ignacio Munilla señaló algunos puntos que inducen a confusión al hombre contemporáneo, presentando a "nuestra Madre del Cielo" como guía: ella es quien "nos ayuda a descubrir nuestro punto de partida, el de llegada, así como el camino, que como peregrinos, estamos llamados a recorrer. Ella ilumina nuestra noche, al tiempo que comparte nuestro camino y nos indica la meta".
Esa desorientación fue denunciada por el Papa Francisco en la encíclica Lumen Fidei, de la que monseñor Munilla extrajo una idea fundamental: "Perdida la orientación fundamental que da unidad a su existencia, el hombre se disgrega en la multiplicidad de sus deseos".
Esto da lugar a cuatro grandes contradicciones en "nuestra cultura", que desgranó en la parte fundamental del sermón.
*Primera, que, pese a la pretensión de que vivimos en "una aldea global como una gran familia", lo cierto es que "nuestra cultura nos ha aislado: nuestras familias son frágiles y se desintegran con facilidad, la tecnología nos lleva a vivir aislados en una burbuja, y las amistades fuertes parecen más el recuerdo de un pasado que una realidad del presente", y "la vida real camina... hacia la soledad".
*Segunda, que la conciencia de valores como la libertad, la dignidad humana o la democracia, "constatamos las graves consecuencias de una comprensión reduccionista del concepto de libertad, que olvida que la dimensión antropológica precede a la política. En efecto, nuestra cultura ensalza la libertad, como concepto político; mientras que genera 'esclavos' de forma verdaderamente preocupante".
*Tercera, que, pese a la proclamada "solidaridad" y la sensibilización hacia "los colectivos más desfavorecidos y frágiles", ambas suelen circunscribirse a "determinados focos de atención mediática, ignorando otros dramas humanos que son ocultados", tal vez "por no ser considerados políticamente correctos". El obispo citó como "elocuente" ejemplo "el 'descarte' de los niños concebidos y no nacidos".
*Y cuarta, que si bien se valoran como básicos para la convivencia "el diálogo y la tolerancia", los hechos muestran que "estamos siendo testigos de una creciente agresividad hacia el que piensa distinto; bien sea a través de las redes sociales, bien sea en la convivencia diaria, bien sea en el contexto de un ambiente social impositivo, en el que es perseguido quien se atreve a pensar de forma matizada".
Ahora bien, señaló monseñor Munilla como razón de la esperanza, "la sociedad no está condenada necesariamente a esa disgregación en una multiplicidad de deseos contradictorios. La coherencia es posible, en la medida en que existe una cosmovisión que conjuga los valores; y sin que estos se disuelvan en otros antivalores".
¿Cómo recuperar la unidad? "La luz de la fe continúa siendo vital para orientar el sentido de la existencia", dijo el prelado, quien apuntó a "la Madre Asunta al Cielo" como quien puede ayudarnos "a descubrir el punto 'de partida', el 'de llegada', así como el 'camino' que hemos de recorrer en nuestra peregrinación".
 ReL